Mito o realidad: No tomo bebidas dulces porque se me suben

Este es otro típico del imaginario cotidiano. Y en realidad no tiene ningún sentido, o alguna vez no has podido conducir después de comerte unos caramelos?

Lo que ocurre es que el dulzor de las bebidas enmascara la sensación ardiente del alcohol. Esto nos hace perder la pista de cuanto alcohol realmente estamos tomando y no tiene nada que ver para que se nos "suba rapidito".

Es la misma técnica que se utiliza en coctelería barata para camuflar el "garrafón" o en los malos vinos para enmascarar sus defectos.

Así que no le temas al dulce... eso sí que sea un vino o trago de calidad!

noviembre 08, 2019 — Notas de Cata
Tags: Mitos

Tambien pueden interesarte

Como escoger un cava, champagne o vino espumoso
Como escoger un cava, champagne o vino espumoso
Llegan las navidades y con ello la época clásica de brindad con burbujas. Existe una gran diversidad en el mercado. Aquí
Leer mas
Mito o realidad: Estaba bien hasta que me dio
Mito o realidad: Estaba bien hasta que me dio "el aire"
Muchas veces hemos escuchado esta frase. Pero que hay de verdad en ella? Es el aire el culpable?
Leer mas
Mito o realidad: Abrir las botellas horas antes de beberlas?
Mito o realidad: Abrir las botellas horas antes de beberlas?
Mucha gente cree que al abrir las botellas anticipadamente estas se "oxigenarán". Es la solucion?
Leer mas