Maridaje

Se disfruta bien como aperitivo o para disfrutar con algunos postres, de preferencia marcados en fruta y no en dulzor, así como algunos quesos como el brie o el azul, se recomienda disfrutar a 6°C.


Vinificación

Sólo en años muy especiales se puede llegar a elaborar el Dolç de Mendoza pues se necesita de uvas especialmente sanas capaces de aguantar la sobre maduración en la planta hasta ser vendimiadas en la primera semana de diciembre. Una vez vendimiados los racimos se estrujan y despalillan para pasar a depósitos de acero inoxidable para su posterior fermentación. Las levaduras fermentan el mosto hasta 14 % de alcohol. Debido al alto poder alcohólico muchas mueren dejando por fermentar gran cantidad de azúcar y dotando al vino de su grado justo de alcohol y de azúcar.

Posteriormente se encuba en barricas de roble americano nuevo para suavizar los taninos y dotarlo de tostados y ahumados que aparecen en el retrogusto.

Se embotella sin pasar por frío y sin ser clarificado, lo que puede generar sedimentos naturales con la edad.